martes, 13 de abril de 2010

Los paisajes invisibles


La noche detuvo su viaje perdurable
Invocó mi nombre,
viento fugaz,
sobre tu piel.

La luna tocó nuestro silencio.
Y en la fronda del abrazo itinerante
soñó mis labios germinando entre tus piernas.
Quizás escribió una letra sideral
en tu ombligo, tu espalda, tu cintura.

Por qué no recordar aquella luna.
Fue la sublime exaltación,
tu desnudez inmaculada.

Etérea
Frágil
Infinita

Beber la cristalina evocación
en tus pechos, tus caderas.
Lamer toda tu historia
en el himen de una portuaria adoración.

La luna son mis manos
luz y sombra, una caricia.
Punto de fuga
En el mar y el cielo de tu sexo.
Penetrando tu quietud y tu nostalgia
penetrarte
cuando un noctámbulo fulgor escribe
que la eternidad es tu misterio.

Iván Ríos Gascón

Respuesta Positiva

Es la pluma o el tintero
Es la ausencia de un "sujeto"
El pensarte escribiendo, enamorado
Inseguro, evocando mi ser.

Eres tú imaginado en mis fotografías
mas inventadas que mías
Trazado en mi mente en óleo
como una pintura bendita.

Soy yo que te sueño, que te pienso
Soy yo que te extraño, que te quiero
Soy yo o el tintero
Somos yo y la pluma y el "sujeto".

Sin cordura


Punzante, andante
Recorriendo mi cuerpo
La emoción
La duda
Serías tú
Sería alguien mas
Rogué que fueras tú
El sigilo de tu movimiento
plasmado ahí, quedó
Y aún entre la línea
de lo inequívoco e intranquilidad
te quise más
Porque fuiste aquel
Con esa acción
Que sumergiste aún mas mi corazón
En esa fuente de locura
que brota de esta inmensa emoción
De la poca cordura
que queda de mi razón
Pues dudo incluso de mi
Es ahora tu esencia
un motivo en mi oscuridad

KASPAR HAUSER, símbolo de la orfandad moderna


Corría el año 1828 en la ciudad de Nuremberg. Era primavera. Un individuo silvestre apareció en la plaza principal. La gente, estupefacta, comenzó acercarse para mirarle. Viandantes, peatones y guardias de la ciudad pensaron que se trataba de un vagabundo. Lo llevaron detenido. Después de un interrogatorio notaron que algo en este personaje no estaba bien, apenas podía mantenerse de pie y sólo balbuceaba un nombre: Kaspar Hauser.
Al nacer (parece que en 1812) Kaspar de inmediato fue secuestrado y mantenido durante 16 años en oscuridad. No tuvo contacto con personas ni animales. Nunca antes vio el sol ni la brillantez de las estrellas, Su encierro lo mantuvo siempre en la misma posiición física, por lo que no sabía caminar. Se le alimentó exclusivamente con pan negro y agua. Sus extremidades presentaban anomalías. El lenguaje nunca lo tocó, sólo sus sueños. Su conciencia tenía rasgos precarios, no desarrolló prejuicios y presentaba hipersensibilidad.
Las razones de su cautiverio no son a ciencia cierta conocidas. Hay varias hipótesis, pero no se ha comprobado nada. La más conocida de ellas plantea que Kaspar pertenecía a una familia de la realeza alemana y que por venganza se le impidió crecer junto a los suyos.
La sociedad de Nuremberg en un primer momento, mostró calidez, adoptó a Kaspar. Pero las familias que decidían cuidarlo perdían la paciencia por la extrañeza y dificultad que ese requería para "civilizar al joven salvaje". Así pasó de casa en casa, de la hospitalidad. Hasta que el célebre jurista Anselm von Feuerbach se convirtió en su protector, Kaspar conoció algo de paz.
El asombro, la sensibilidad y entendimiento de Feuerbach lo llevaron a redactar desde sus primeros encuentros con el expósito de una biografía de Hauser:
"Un delito contra el alma del hombre". Profundo texto que destaca por su desbordado humanismo. ya que no sólo relata los crueles sinsabores que Kaspar experimentó con los hombres y las extremas dificultades para adaptarse a las normas sociales, sino que retoma anécdotas bellísimas del sentir de Hauser que nos dan para reflexionar en cuánto nos hemos equivocado con lo que llamamos mundo civilizado.
La biografía de Hauser (llevada al cine en 1975 por Werner Herzog) no se conocía en nuestro idioma hasta que la Asociación Española de Neuropsiquiatría publicó una excelente edición (1997), que incluye un estudio especializado, los dibujos que realizó Hauser y comentarios de poetas y filósofos que se conmovieron con el caso: Schopenhauer, Benjamin, Verlaine, Rilke y Trakl, entre otros. Con el paso del tiempo, este texto ha ganado importancia en el campo de la psiquiatría por el conocimiento que arroja la psique, y se ha convertido en un enigmático tema literario.
En
Un delito contra el alma del hombre Feuerbach expone desde su posición de jurista, una teoría acerca de los daños más hondos que puede hacer un hombre a otro: aislarlo de la comunidad y encerrar su alma. Este último, subraya, es el más terrible de los crímenes. Así concibe el caso de su protegido: un crimen irreversible.
La historia de Kaspar, en cierta forma, se compara con la de los cautivos de la caverna del mito platónico, nunca salió por completo de su cárcel. Fue víctima de la humanidad, a solas y en comunidad. Su triste paso por el mundo terminó en 1833, cuando un desconocido lo llamó hacia el jardín real de Ansbach, y lo apuñaló. Nunca se despejaron las sombras de su vida ni de su muerte.


Francisco Goñi

Síntesis: "Las chicas quieren divorciarse"

Confiesan: Infidelidad. Desencanto. Maltrato. Invasión. Ausencia o fuga. Desprecio. ¿Bisexualidad? Cero sexo y alcoholes varios.
Preguntan por mi: Yo he tenido un matrimonio largo, con cortes a comerciales llamativos y dolorosos.
Conocer hombres es un arte maravilloso, lo relaciono con el sentimiento de ir a un buen museo, revelar un cuadro arrebatador, acercarte, alejarte, achinar los ojos y coquetear con la idea... Empezamos con las copias al original, aquellos violetas, áureos marinos sospechosos y nada profundos, comenzamos a mentirnos y a llamar a las amigas para contarles del personaje que creaste.
Sabemos que nada de eso es cierto, quienes ya te conocen guardan silencio. Todas y todos sabemos que no durará. Pero somos "noveleras" profesionales y les proponemos locaciones, les sugerimos aromas, regalos. Los psicoanalizamos reinventándolos y les rehacemos por un tiempo breve a imagen y semejanza de lo que vimos en aquel modelo "museable".
A unos meses de los cuarenta prefiero recitar lo que aprendí en mi estilo. Qué puedo esperar de mi esposo y qué es todo aquello que no me pasará a su lado.
Las chicas quieren divorciarse. Se levantan de la cama matrimonial pensando que la almohada o el colchón les muelen la columna. Luego se enfocan en su historia matutina con un desayuno hiperrealista; llevan los niños al colegio; o los despiden en la puerta, se convencen de que ellas tomarán la determinación tras un grave descubrimiento. ¿Nosotras nos vamos o el se va? ¿A qué lugar? ¿Quién o qué les o nos espera?.
Las chicas quieren divorciarse, y se acercan a sus viejas amigas; nos prestamos nuevamente zapatos rojos y ropa ceñida.. Regresamos, ya lo sé, a ese lugar que queda, diez minutos antes de inventar al siguiente hombre que amaremos en los próximos cuarenta.

Wendy Guerra

lunes, 5 de abril de 2010

La tristeza que hoy me consume es por ti

Recibí la noticia
me indigné, rabié
No era el saberme impotente
fué saber que estabas ya ausente,
en tiempo futuro
fuera de mi.
Tal vez añoré mas
siempre más
pero nunca el tiempo y el espacio
se ocultaron de manera tan vil
que ni la cara me dieron
Solo lloré y pensé en ti.
Añoré también
que tu pensaras en mi
Maldije alrededor
Mi presente, mi pasado
el futuro poco claro
¡Maldije! ¡todo lo maldije!
Por alguna razón
mas misteriosa que extraña
han sido tres, las semanas
en tres diferentes años
las mismas esas tres que me han aplastado
Ellos diferentes, en sus aspectos
 también diferentes
Pero de entre ellos
la tristeza que hoy me consume es por ti.

Resumen de "la industria del deseo"

 
 
 
Desde el punto de vista del hedonismo ateo, el deseo satisfecho es un bien, pero el deseo frustrado es un mal que puede tener consecuencias funestas desde la amargura hasta los arrebatos de violencia. En El alma del hombre bajo el socialismo Oscar Wilde hizo una apología del pecado que no ha perdido vigencia: "Lo que se llama pecado es un elemento básico del progreso -escribió-. Si nadie pecara, el mundo envejecería y perdería su color. Con su curiosidad, el pecado enriquece las experiencias de la raza humana.
La mercadotecnia, con su sobreoferta de imágenes lascivas, con la imposición de pautas, frustra los anhelos naturales y propicia una especie de libertinos autistas que desconoces la satisfacción. Los dueños del capital se han montado en el carro del liberalismo hedonista para utilizar en su provecho el ansia de placeres. La gente que solo aspira a repetir placeres lúbricas copiadas de un comercial o de una película porno nunca podrá expresarse por medio de sus pecados, como quería Wilde, porque la verdadera manifestación des ser consiste en realizar las propias fantasías, o en cometer trasgresiones nacidas de una necesidad íntima. Sólo hay un camino para "salvarnos de la monotonía del tipo" en materia de tentaciones: identificar si el deseo que nos asalta viene de una fuente interna o nos ha sido endilgado por un publicista calientapollas.
Ortega y Gasset expresó esta idea maravillosamente en La rebelión de las masas: "Podemos desertar de nuestro destino más auténtico, pero sólo para caer en los pisos inferiores de nuestro destino". Los pisos inferiores del deseo están habitados por gente que en algún momento renunció a sus verdaderos impulsos y comenzó a desear en vano los fastos de la carne que le prometían las pantallas de video.
Enrique Serna

Palabras

El mundo no necesita palabras. Sabe expresarse
En luz solar, hojas y sombras. Las piedras en el sendero
No son menos reales por yacer
Sin que nadie las catalogue ni las cuente.
Las hojas desenvueltas sólo hablan el dialecto del puro ser.
El beso es siempre beso por completo. No hacen falta palabras.

Y una palabra se transforma en algo menos o en otra:
Casto, ilícito, superficial, conyugal, furtivo.
Aun al llamarlo beso traicionamos el agitarse de las manos
Que recorren la piel o se aferran a un hombro.
El lento arquearse del cuello o la rodilla,
El silencioso encuentro de las lenguas.

Sin embargo, las piedras se vuelven menos reales
Para quienes no pueden nombrarlas ni leer
Las mudas sílabas sepultadas en el sílice.
Ver una piedra roja es menos que verla como jaspe,
Metamórfico cuarzo, pariente del pedernal que los kiowa
Tallaron como puntas de sus flechas.
Nombrar es conocer y recordar.

La luz del sol no necesita elogios cuando punza
Las nubes de la lluvia, cuando pinta
De claridad la piedras y las hojas y al final
Disuelve cada gota luminosa en las nubes que la engendraron.
Luz del día no necesita elogios
Y sin embargo siempre la elogiamos
-Es mayor que nosotros y que todas
Las ligeras palabras que reunimos.


Diana Gioia

QUE SIEMPRE SEA


Escuché atentamente lo que trataba de explicar, cierta nostalgia inundaba ya la habitación. Es verdad que le quiero, no solo eso, ¡lo respeto!, es mi padre.. Son tantos años ya y aún siento miedo, el mismo que me inundaba a esa edad, siendo solo una niña. Recuerdo las imágenes y la música que tan gravemente a la muerte me recordaba y me hacía temblar.
Y hoy vienes con esas palabras, aquel recuerdo que he tratado de borrar, gris ...siempre gris, tal vez negro ahora que existe mayor posibilidad. Pero hoy no hablo de mi, hablo de ti; de esa mirada insegura, un tanto cansada y, sin embargo, la misma. La que necesito, la de mi padre con unos años más, con penas mas grandes, alegrías, también más. Y te escucho, te miro atenta.. te respeto y te admiro: que se frene el tiempo, !que siempre sea yo su hija, que sea siempre él mi padre!. Que se pare el tiempo, que no avanze, ¡que nada me lo arrebate!. Porque hoy tengo mas miedo, porque lo quiero.

ESOTERISMO