sábado, 8 de febrero de 2014

Resignación

Ignoro la valentía que causaba estar inmersa en el amor
Cada día que pasa la neblina espesa y mis pensamientos se dispersan
No pretendo sino darle ese sentido a las hojas, a las palabras, a tu mirada.
Pero todos los caminos se han borrado, ya nada me penetra, nada me consuela..
busqué tus brazos y no estaban ahí.
Busqué tus labios y tampoco estaban ahí.
Supongo he de seguir sola en esta penumbra.
Asumo que me he vuelto un cobarde, que los sentimientos me turban y mi lado oscuro afila.
Quisiera sentir esa ola, ese torrente de energía motivadora, quisiera ser esa guerrera que atraviesa mil lunas, mil eras.
Esa fortaleza se esfuma, siento mi vulnerablilidad a tope, ni siquiera el miedo, se asemeja al vacío de mis conciencias.
Antes pude darte todo, antes pude darlo y la empatía no hubiese cesado.
Me horroriza pensar que la diferencia, no separa como los mares del cielo.
Que tú hayas olvidado amar y que ya no exista ni mi rostro, mi boca en tu desear.
Que la penumbra me haya ocultado y expulsado de este mundo sideral.
Y repita una vez más, ignoro la valentía que causaba estar enamorada de ti, amor.


1 comentario:

  1. Leyéndote, me acordé de ésto que escribí hace tiempo. Quizá te resuene...

    http://filosofiaconcorazon.blogspot.com.es/2013/03/sobre-el-amor-y-el-capital.html

    ResponderEliminar

LUNA EN CASA 8