martes, 2 de octubre de 2012

La flor de la vida.


Son las 7 en la mañana, el sol ya se asoma y mis pensamientos apenas pueden concebir lo transcurrido el día de ayer. Ya unas horas desde aquel advenimiento, ya unos capítulos oníricos pasado el mareo. ¿Pero qué sigue ahora?, ¿cómo proceder cuando ninguna salida me acomoda? Solo sigo de pie, es lo único que sé. Quedo absorta ante la belleza natural que esta ventana afortunadamente me brinda; simulando que me pierdo entre el valle, el asfalto.. Giro y me vuelvo mariposa, allá todo es menos denso, allá todo es perfecto; no necesito Ser.
Más regreso a esta habitación y la angustia me carcome, este olor me ahoga y ha cobrado vida la emoción no querida.
Son estos los momentos, los instantes, que nos roban la vida.
No necesitamos ser, SOMOS ya.
Él ex-tasis contradiciendo el deber Ser. Meditación.
A hoy recordando aquel momento, me burlo de mí misma. Existo en un lenguaje que me delimita, contingencia. Más Yo no me reduzco a dicho azar.  Soy siempre siendo entre esferas multidimensionales, en los mundo sutiles, Flor de la Vida.
 

"No dejaremos de explorar y al final de nuestra búsqueda llegaremos a donde empezamos y conoceremos por primera vez el lugar.&q...